¿Qué son los ciberseguros?

Los ciberseguros, conocidos también como seguros de ciberriesgo, son contratos que las empresas pueden suscribir para reducir los riesgos asociados a los negocios en línea. El ciberseguro cubre la responsabilidad de su organización por la mayoría de las vulneraciones de datos causadas por un incidente de ciberseguridad.

Ciberseguros

Las cifras de cibercrimen están en crecimiento perpetuo y eso significa que la mayoría de las empresas corren riesgo de sufrir vulneraciones de datos y otras formas de incidentes de ciberseguridad. Aunque diversas herramientas y soluciones dentro de la plataforma de ciberseguridad pueden ayudar a proteger su empresa y suprimir esas vulneraciones antes de que se produzcan, la organización puede continuar siendo responsable de la información confidencial robada como consecuencia de un evento de ciberriesgo.

Con un ciberseguro, la responsabilidad de la empresa de pagar por cualquier daño que se derive de un ataque de ciberseguridad se minimiza, lo que atenúa las consecuencias financieras si ocurre algo catastrófico. Piense en ello como en una opción para mitigar el ciberriesgo que se acumula al hacer negocios en línea.

¿Qué cubren los ciberseguros?

Cualquier pérdida, compromiso o robo de datos electrónicos puede afectar negativamente a su negocio. Esto puede incluir una pérdida de confianza en su empresa que se traduzca en insatisfacción entre la base de clientes o los potenciales costes financieros derivados de la recuperación de un ataque de este tipo. Los ciberseguros pueden ayudar a reducir este riesgo financiero y evitar que su empresa lo pague todo de su bolsillo.

Los ciberseguros pueden ayudar a compensar:

  • Honorarios legales
  • El coste de restablecer las identidades personales de los clientes afectados
  • El coste de recuperar los datos afectados (por ejemplo, en casos de ransomware)
  • El coste total de reparar cualquier daño en los sistemas informáticos afectados
  • El coste financiero de notificar a los clientes cualquier posible vulneración de datos

A medida que más gente recurre a Internet para realizar transacciones, aumentan los datos a disposición de agentes maliciosos. Invertir en ciberseguros puede ser una manera inteligente y eficaz de reducir el riesgo global para su empresa, si se produce una vulneración.

¿Quién necesita un ciberseguro?

Cualquier empresa que cree, almacene o gestione datos electrónicos en línea puede beneficiarse de un ciberseguro. Los datos confidenciales de los clientes, como los números de contacto, los registros de ventas, la información que permita la identificación personal y los números de tarjetas de crédito, son los objetivos de los cibercriminales en la era digital. Las empresas de comercio electrónico también pueden beneficiarse de los ciberseguros, puesto que el tiempo de inactividad debido a ransomware u otros ciberataques puede afectar negativamente a las finanzas de un negocio.

¿Qué no cubren los ciberseguros?

La cobertura que ofrece una póliza de ciberseguro depende del tipo de seguro que se necesite y de la empresa con la que se trabaje. En definitiva, hay varias cosas que las pólizas de ciberseguro no cubren:

  • Cualquier vulneración o ciberevento preexistente que se haya producido antes de contratar la póliza
  • Los costes globales para mejorar los sistemas tecnológicos de la empresa, incluido el coste de nuevas aplicaciones, así como el refuerzo de los sistemas de seguridad
  • Los cibereventos iniciados y causados por empleados o infiltrados
  • La inacción de la empresa a la hora de solucionar vulnerabilidades conocidas. Si se descubre una vulnerabilidad y la empresa no corrige el problema, es posible que el ciberseguro no cubra las pérdidas causadas por la vulneración resultante
  • Los fallos de infraestructura debidos a factores externos diferentes de un ciberataque o ciberevento intencionado

Desafíos crecientes

Conseguir un ciberseguro para su empresa puede resultar más difícil ahora que en el pasado. Al haber más datos fácilmente disponibles en línea, las empresas aseguradoras se vuelven más reticentes y fuerzan a las empresas a pagar primas elevadas por pólizas más prescriptivas. Muchas empresas requieren incluso que se utilicen determinados sistemas en la plataforma de ciberseguridad, tales como Detección y respuesta de endpoints (Endpoint Detection and Response, EDR).

Dependiendo de diversos factores, es posible que las empresas aseguradoras se resistan a ofrecer a su negocio una póliza sólida con un coste razonable. No obstante, estas son algunas medidas que puede tomar para ayudar a reducir el coste de la prima.

Asegúrese de cumplir los requisitos que exija su potencial empresa aseguradora. Como ya se ha mencionado, a menudo le exigirán que incluya funciones específicas en su plataforma de ciberseguridad.

También hay varios factores que las empresas de seguridad tienen en cuenta en el momento de determinar el coste del ciberseguro:

  • El historial de la empresa y los archivos de sus clientes
  • La demografía de los clientes
  • Los términos de la póliza, como la mayoría de los planes de seguros
  • Cualquier riesgo potencial de exposición
  • La postura de riesgo de ciberseguridad global de la empresa
     

Es importante tener en cuenta estos datos a la hora de adquirir un ciberseguro.

Mantener bajo control la ciberhigiene de la empresa

Un método potencial que puede reducir el coste del ciberseguro para su empresa consiste en mantener una rutina de ciberhigiene hermética. Mediante la proactividad, puede ayudar a reducir el riesgo de ciberataques, para que su empresa aseguradora pueda ofrecerle mejores pólizas con primas más bajas. Esto es positivo para su empresa y debe ser una prioridad a la hora de buscar una política de ciberseguro adecuada para sus necesidades.

Vigile sus activos. Asegúrese de disponer de medios para auditar eventos y registros de incidentes. También deseará identificar todos los dispositivos y el software que tengan acceso a estos activos, ya estén autorizados o no. Esto le ayudará a confirmar que no acceda a los activos personal no autorizado.

Es posible que su empresa desee configurar y supervisar todos los derechos de administración y acceso. Defina y siga reglas de privilegio para garantizar que no se dé acceso a datos importantes a extraños o empleados no autorizados. Además, tome medidas para gestionar expresamente las configuraciones de hardware y software. La supervisión del uso de protocolos de red, puertos y dispositivos es una manera excelente de adoptar las mejores prácticas de ciberhigiene. Señale cualquier tráfico no autorizado y suprímalo antes de que pueda producirse una vulneración de datos. También es conveniente que configure e implemente protocolos de seguridad en todos los firewalls y routers para contribuir a mitigar el ciberriesgo.

Siempre que encuentre un problema o una vulnerabilidad, parchéelos inmediatamente. Utilice estrategias de gestión de parches basadas en riesgos para dar prioridad a las vulnerabilidades graves. Asegúrese de que todo el software y todas las aplicaciones estén actualizadas a las versiones más recientes para evitar potenciales exploits.

La protección y la recuperación de los datos debe ser otra parte clave de la rutina de higiene de su empresa. Mantenga copias de seguridad correctas y refuerce la protección de los datos. La autenticación multifactor puede ser una manera excelente de proteger los datos y limitar el acceso a activos importantes.

Implemente protocolos de análisis en entorno de pruebas para facilitar el examen y bloqueo de los mensajes de correo electrónico u otros sistemas de comunicación maliciosos. Utilice las versiones más recientes de las soluciones de seguridad en todas las capas para evitar exploits y otras vulnerabilidades. Utilice su plataforma de ciberseguridad para detectar señales tempranas de ataques e intrusiones y, a continuación, remediar esos ataques antes de que se produzca la vulneración de datos y activos. Utilice sistemas actualizados de machine learning e inteligencia artificial para aumentar las capacidades de supervisión. De esta manera, es más probable que sus profesionales de seguridad detecten las vulnerabilidades antes de que las exploten los cibercriminales, lo que le permitirá parchearlas lo antes posible.

Finalmente, entrene y pruebe sus sistemas y a sus profesionales de seguridad para que estén siempre vigilantes ante los riesgos de seguridad más recientes y los eventos globales actuales. Mantenga equipado a su equipo de seguridad para que pueda gestionar los eventos de ciberseguridad a los que pueda ser susceptible su empresa Desarrolle escenarios de prueba para mejorar el tiempo de respuesta y entrene a los equipos de seguridad para que se preparen para un ataque real.

Tener todo esto en cuenta puede ayudar a reducir el coste de su prima de ciberseguro, al tiempo que mitiga los riesgos globales que su empresa puede afrontar.

¿Son los ciberseguros un sustituto eficaz de la ciberdefensa?

No. Los ciberseguros no deben reemplazar la necesidad de una política eficaz de gestión del ciberriesgo. Aunque es recomendable que las empresas contraten ciberseguros, solamente deben considerarse como una opción, no como un requisito.

En su lugar, una póliza de ciberseguro debe funcionar como un complemento de las comprobaciones y equilibrios de seguridad ya establecidos para el plan de gestión de riesgos de cualquier empresa.

Los ciberseguros se deben considerar como una estrategia eficaz para reforzar planes de ciberdefensa nuevos o preestablecidos, en lugar de un reemplazo o una alternativa completos.